Nacionales

0 36

“No me tires fotos sin preguntarme primero, debes preguntarme primero para que me puedas hacer fotos”, le vociferó un nacional haitiano al fotógrafo Raúl Asencio al intentar retratarlo durante un recorrido que hicieron periodistas del Listín Diario por el denominado “Pequeño Haití”, ubicado en el sector San Carlos del Distrito Nacional.

“Aquí nos tratan bien, los dominicanos nos permiten trabajar sin ningún problema y nos llevamos bien”, afirmó otro de los extranjeros que trabajaba en la venta de cocos de ese lugar.

Durante el trayecto que realizaron los reporteros, muchos, al ver que eran retratados, hacían gestos despectivos con los brazos; otros, simplemente se escondían para no ser captados por la cámara.

No obstante, algunos niños haitianos también hacían bromas con los dedos y de manera sonriente al saber que eran fotografiados.

“Voy a salir mañana en primera plana del Listín”, manifestaban con su caja de limpiabotas y su marcado acento extranjero.

Convivencia
Desde las calles Benito González y Hernando Gorjón, hasta Imbert, Enriquillo y La Altagracia; ambos ciudadanos de países hermanos se ayudan mutuamente en los quehaceres de la vida diaria.

Diversos negocios informales se desarrollan allí, los cuales son supervisados o trabajados por ellos mismos; tales como barberías que ocupan las aceras de las calles frente a sus viviendas yestablecimientos comerciales, así como puestos de frituras y pacas de ropas que son tendidas sobre las lonas plásticas.

Otros, por el contrario, se establecen en las esquinas para jugar dominó y barajas, o a simplemente conversar de manera ociosa. Mientras que las haitianas llevan las cubetas repletas de frutas sobre sus cabezas, las dominicanas se tiran al suelo a ofertar sus productos informales; y viceversa.

Desde el llamado “Pequeño Haití”, ubicado en ese mismo sector de la capital; hasta cruzar por Los Guandules, Guachupita, La Ciénaga, Villa Juana, Mejoramiento Social y llegar al Barrio 27 de Febrero; los haitianos forman sus pequeñas comunidades de manera despreocupada.

Los infantes también trabajan. Algunos con cajas de “limpiabotas”, otros como “limpiavidrios”, pero sin lugar a dudas; una gran cantidad lo hace pidiendo dinero.

Haitianos y dominicanos realizan sus actividades cotidianas de manera normal en las calles de distintos sectores de la Capital extendiendo asi el radio de acción del denominado pequeño Hatí.

0 43

Cerca de este mediodía los integrantes de la Marcha Verde llegaron a la entrada oeste del proyecto Punta Catalina, en el lugar conocido como el Mercadito de Paya, pero fueron impedidos por una barrera policial y metálica que no les dio acceso a la vía que conduce al lugar.

Los pronunciamientos de dirigentes del movimiento, no se hicieron esperar, quienes rechazaron bloqueo de la marcha.

Claudio Caamaño dijo que la medida es un acto más de corrupción, porque se utiliza la fuerza policial para evitar que los ciudadanos reclamen transparencia en la construcción de la planta.

De su lado, Manuel Jiménez entiende que impedir la entrada a Punta Catalina es una violación a la Constitución, que permite la libertad de tránsito de las personas.

Dijo que su intensión de marchar hacia las instalaciones del proyecto no tiene otras intensiones que no sean leer un manifestó en relación a los contratos de la obra.

Los integrantes de la marcha-caravana se trasladaron hacia otra de las entradas al proyecto, a la entrada de la calle Mella, en el lugar conocido como Las Norias, donde leyeron el manifiesto de hoy, que estuvo a cargo de Héctor Turbí.

En el manifiesto se pidió que se cancelara el acuerdo Odebrecht-Procuraduría, rechazaron el informe rendido por la comisión que investigó la construcción de la planta y se pidió el sometimiento a la justicia del presidente Danilo Medina.

La Policía en todo momento se mantuvo en calma.

El tránsito vehicular hacia la región Sur y hacia Santo Domingo se vio afectado, ya que los vehículos de los que participaban en la marcha ocupaban el carril Oeste-Este de la vía.

Según se informo, todas las entradas que dan acceso al parque estaban bloqueadas, tanto en Nizao, Catalina, como en Paya.

0 34

Barahona. – La ministra de Salud, doctora Altagracia Guzmán Marcelino instruyó a las direcciones provinciales de Salud (DPS)  o nivel desconcentrado de rectoría locales a realizar jornadas de visitas casa a casa para aplicar la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano a niñas de edades entre 9 y 10 años, de la región Sur y otras localidades del país.